Últimamente me he dedicado a realizar una revisión de los productos culturales de los años 80's, particularmente en la televisión abierta. Una época en donde las noticias estaban en segundo plano, y la creatividad y el debate en primer sitio. Encontré auténticas joyas de la televisión española como las siguientes:

Entrevista a Albert Hofmann, el descubridor del LSD, grabado en 1989, es una maravilla. Un debate maduro y culto sobre drogas sagradas y estados alterados de conciencia. De las mismas series de la televisión española, El sol de medianoche y La tabla redonda tenemos estas pequeñas maravillas:

El último video sobre el Kaliyuga guarda una sorpresa, es increíble que se pudieran hacer programas culturales por televisión abierta con el nivel, respeto y a la vez valemadrismo y anarquía etilíca como en el video anterior.

Siempre será un placer escuchar a Ricardo Garibay y Ernesto de la Peña, dos mexicanos eruditos que en los 80's dominaron la difusión cultural a niveles extraordinarios tanto en radio como en televisión.

Después de ver estos programas de televisión de los años 80’s, me gustaría preguntarles lo siguiente: ¿Hemos superado estos temas en el siglo XXI? ¿En dónde están ahora los intelectuales de su talla? ¿Los programas culturales actuales están al nivel? ¿Que sucedió con el amor a la erudición y el conocimiento en el siglo XXI? ¿Qué tienen que decir los intelectuales de ahora, de qué hablan? ¿Acaso no vivimos actualmente en un desierto cultural? Finalmente, miren el número de visitas y el año en que fueron subidos a internet.

Lo más valioso es siempre un secreto.

 

De vez en cuando les recomendaré videos para ver cuando estén realmente drogados. Que tengan un buen trip :)

Hace tiempo escribí una reseña del último disco de Anna von Hausswolff, All toughts fly. Este concierto reciente nos muestra la ejecución en vivo de esa grabación. El instrumento es un órgano construido a mano en el siglo XVII, único en el mundo y escuchar y observar a Anna junto con otros integrantes de la banda tocarlo es toda una experiencia en la que el instrumento tiene el papel protagónico.

Mis nuevos consentidos, los Viagra Boys, son toda una lección de como debe ser experimentada una auténtica ceremonia de rock. A lo largo del concierto el frontman se encarga de despertar a un público anestesiado y bien portado, les recuerda que el poder del rock va más allá de la música, es una ceremonia salvaje e irreverente en la que todo está permitido.

¿Se siente usted con ganas de bailar? No tiene pareja o no puede irse de antro por el COVID? No importa, llame a su dealer, compre mota, mdma o lsd y mire este video en una habitación oscura y con el sonido un buen volumen... Listo, ya tiene su antro underground de los 80's.

Reseña del más reciente disco de la extraordinaria artista sueca Anna Von Hausswolff, All Thoughts Fly.